La trágica y maravillosa vida de Alejandra Pizarnik [1]

Miniserie documental sobre la vida y la obra de Alejandra Pizarnik, realizada por Ernesto Ardito y Virna Molina.

Primera parte de la miniserie documental de cuatro capítulos sobre la vida y la obra de la poeta argentina Alejandra Pizarnik, realizada y producida en 2011 por Ernesto Ardito y Virna Molina para el ciclo ‘Memoria Iluminada’ del Canal Encuentro, dependiente del Ministerio de Educación de la Argentina.

Flora Alejandra Pizarnik nació el 29 de abril de 1936 en la localidad bonaerense de Avellaneda, en el seno de una familia de clase media de inmigrantes judíos. Tras una infancia complicada, durante su adolescencia padece el complejo de su fealdad y comienza a tomar anfetaminas para adelgazar.

En 1954 ingresó en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, donde permaneció hasta 1957. Era firmemente apolítica y estaba influenciada por el lirismo del poeta-obrero Antonio Porchia, los simbolistas franceses como Arthur Rimbaud y Stéphane Mallarmé, por el espíritu del romanticismo y por los surrealistas.

Su primer libro fue La tierra más ajena (1955), editado en Botella al mar, al que siguieron La última inocencia (1956), volumen dedicado a su psicoanalista León Ostrov, y Las aventuras perdidas (1958).

Entre 1960 y 1964 vivió en París, donde trabajó para la revista Cuadernos y algunas editoriales francesas. Publicó poemas y críticas en varios diarios, tradujo a Antonin Artaud, Henri Michaux, Aimé Césaire, Yves Bonnefoy y Marguerite Duras, y estudió historia de la religión y literatura francesa en la Sorbona.

Allí entabló amistad con Julio Cortázar y Octavio Paz, entre otros intelectuales que por entonces moraban la capital francesa tan ansiada y tan amada por Alejandra. El escritor mexicano es, de hecho, el prologuista de Árbol de Diana (1962), su cuarto poemario.

A su retorno a Buenos Aires publicó Los trabajos y las noches (1965), Extracción de la piedra de la locura (1968) y El infierno musical (1971). Ese mismo año apareció su perturbadora prosa La condesa sangrienta (1971).

En los meses siguientes se agudiza su deterioro emocional y aparecen los intentos de suicidio, por lo que es internada en la sala de salud mental del Hospital Pirovano, ubicado en la Ciudad de Buenos Aires.

Sin embargo, el 25 de septiembre de 1972, cuando apenas contaba 36 años, en una de sus salidas transitorias del mencionado nosocomio, Alejandra Pizarnik se quitó la vida ingiriendo una dosis letal de Seconal.





Comenta con FB

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

USO DE COOKIES

Este sitio utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
www.scriptsell.netwww.freepiratemovie.comBest Premium Wordpress Theme/Best Premium Wordpress Theme/