La conferencia de Jorge Luis Borges sobre La divina comedia

Con la conferencia dedicada a La divina comedia, de Dante, Jorge Luis Borges inauguró en 1977 un ciclo que incluyó siete charlas en las que abordó acabadamente los temas que más le interesaban, como la poesía y la pesadilla.





Entre junio y agosto de 1977, Jorge Luis Borges brinda una serie de siete conferencias que versaron sucesivamente sobre ‘La Divina Comedia’, ‘La pesadilla’, ‘El libro de las mil y una noches’, ‘El budismo’, ‘¿Qué es la poesía?’, ‘La cábala’ y ‘La ceguera’.

Los siete encuentros se llevaron a cabo en el teatro Coliseo de Buenos Aires, el 1, el 15 y el 22 de junio; el 6, el 13 y el 26 de julio, y el 3 de agosto del mencionado año, respectivamente, siendo recogidos más tarde en el libro Siete Noches.

“No está mal; me parece que sobre temas que tanto me han obsesionado, este libro es mi testamento”, dijo el propio Borges sobre el volumen aparecido en 1980, cuyos textos fueron revisados por el autor de ‘El Aleph’ tras un exhaustivo trabajo de Roy Batholomew, quien salvó las erratas, corrigió los errores de transcripción, confrontó las citas, eliminó las muletillas propias de una exposición oral y leyó al escritor argentino el resultado de su trabajo.

En esta conferencia que Borges diera el 1 de junio de aquel año, para dejar inaugurado el ciclo, señaló: “Se ha comparado a Milton con Dante, pero Milton tiene una sola música: es lo que se llama en inglés ‘un estilo sublime’. Esa música es siempre la misma, más allá de las emociones de los personajes. En cambio en Dante, como en Shakespeare, la música va siguiendo las emociones”.

En La divina comedia, sostiene el autor argentino, “la entonación y la acentuación son lo principal, cada frase debe ser leída y es leída en voz alta. Digo es leída en voz alta porque cuando leemos versos que son realmente admirables, realmente buenos, tendemos a hacerlo en voz alta. Un verso bueno no permite que se lo lea en voz baja, o en silencio. Si podemos hacerlo, no es un verso válido: el verso exige la pronunciación. El verso siempre recuerda que fue un arte oral antes de ser un arte escrito, recuerda que fue un canto.”.

Asimismo recuerda que “si Dante hubiera coincidido siempre con el Dios que imagina, se vería que es un Dios falso, simplemente una réplica de Dante. En cambio, Dante tiene que aceptar ese Dios, como tiene que aceptar que Beatriz no lo haya querido, que Florencia es infame, como tendrá que aceptar su destierro y su muerte en Ravena. Tiene que aceptar el mal del mundo al mismo tiempo que tiene que adorar a ese Dios que no entiende”.

La divina comedia según Jorge Luis Borges





Comenta con FB

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

USO DE COOKIES

Este sitio utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
www.scriptsell.netwww.freepiratemovie.comBest Premium Wordpress Theme/Best Premium Wordpress Theme/