Seis poemas de Luis Bacigalupo

Poemas seleccionados por Luis Bacigalupo para acompañar la entrevista que le realizara Rolando Revagliatti y que puedes leer pulsando aquí.

Luis BacigalupoLA LIBACIÓN Y LOS OFICIOS

Precisamente altivo había ido
a oír misa.

Descansaba mi pueblo según la siesta lo quería.

Lateral y supino,
sin otra recompensa que el cuerpo de la virgen
de regreso del cepo y de la pira.

La libré del mal
cuando en blando mal dormía
como cordero que en pradera pace y se tiende
boca arriba.

En víspera del séptimo día
doblaron las campanas
y ardió el cirio envuelto en ancho resplandor.

De los sepulcros se alzaron los muertos,
bien dispuestos.

Anhelaban beber la sangre de la herida
vertiente de la vida.

Y era fatigosa la imprecisión de esa fatiga
y codiciada
cuando su sangre me anegó.

Harto y uno volví donde moraba sin morada.

Mi pueblo descansaba en paz.

De Mixtión (2014)

EL GRIFO

Me fui
o quise hacerlo y no supe

el agua caía del grifo gota a gota
tinc tinc replicaba la chapa acanalada

era un viento que luego soplaría con furia
el que golpeó tu espalda
yo solo si había atinado a golpear tu puerta
pero ya era tarde
te habías ido
o habías querido hacerlo y no supiste cómo
o no pudiste

el silencio silbaba una melodía inaudita
era maravilloso esperar el sol en la esquina
podía detenerse allí junto a nosotros
y decirnos sus cosas por un rato
sabíamos que no se demoraría en proseguir
su camino al cementerio
nos daba su calor y eso era todo

como estas gotas que no dejan de caer del grifo
y a su modo nos dan también su música inaudita

y mientras sigan cayendo
la chapa tendrá algo que decir
siempre lo mismo
volveremos a la estación donde no debimos descender
volveremos a subir al tren que nunca debió detenerse

y algunos pájaros dicen sus cosas todavía
en otra lengua que el tinc tinc de la chapa ignora
sus cosas son y no son las mismas que nos importan
mientras oímos caer una gota y otra y otra más
del grifo incesante

mañana el sol se detendrá en la esquina
o seguirá su camino directo al cementerio

las nubes dirán…
¿qué dicen las nubes cuando dicen algo acerca
de esas cosas que les importa?

el día es una mano que se agita
un adiós dicho antes y después de la lengua

en esta esquina
en este día estamos aún esperando
¿seguimos juntos todavía, todavía?

golpeé tu puerta y ya no estabas
alguien tal vez debió de golpear la mía
toc toc
siempre la misma manera
¿cómo no vamos a saber de qué se trata?
¿cómo no vamos a terminar nunca de entender?

esta estupidez, esta necedad decís
esta necedad, esta hipocresía digo
esta hipocondría decís
y entonces
empezamos a entender de qué se trata.

Inédito

EL LAGO

El silencio es elocuencia incesante
Ramana Maharshi

Se ha visto una cicatriz en la abertura
en su orificio falto de boca a lo largo del lago
a lo ancho en su reflejo más demorado
relente de una hora maniatada
que no llega a expandirse con el rayo
del perfecto idiota
que no llega
con la garganta en cabestrillo
postrada la nuez en un decir adánico
aunque yermo como un lunes mal despierto
y cruzado, con dios y con el mundo,
con la sarna de no aguantar calmosamente
la monodia de una hermana ínclita
de anonimato y verdad
ayer no más
siendo hoy un día menos
nos habíamos dejado morir al alba
tras hablar de sus reluctancias
y su luz negra a lo ancho
del lago ahora lacio
como una mentira de remota intensidad
o una enfermedad contraída en las orillas
donde es mejor desovar que extraviar la lengua
o enfermarla de vislumbres no dichos
en tanto locuaz cabrillea el lago
su silencio más escandaloso
y más
socavado se hace.

Inédito

AGONÍA

El cielo se desentiende de nuestros asuntos
un poco de lluvia y el aire huele de otro modo
esos niños están viendo a sus hijos nacer.

Han dejado de ser pequeños los niños nacidos de la infancia
y en estas horas de lluvia
otro animal ha iniciado su agonía.

Por mucho, el sufrimiento no llega a las nubes
y aunque permanezcan bajas
todo ha de alcanzar la lejanía
porque el cielo nunca ha puesto interés
en los negocios de aquí.

Antes de que la lluvia las toque
estas mercancías habrán de ser polvo
mañana
será el mismo día
es cuestión de horas.

Inédito

SENSACIÓN DE MUNDO

En la sensación de este mundo, está el mundo.
En el dolor de las piedras, la humanidad.

No puedo existir hoy sino en la presunción
de una tristeza unánime.
Y multiplicarme
en la mentira que encierra toda verdad.

Bajo el sol se disuelve el amor y sus vínculos
se afianzan bajo la lluvia.

Es movido por el viento, el viento.
Y el fuego vive en el fuego y recibe su calor.

Nada en verdad es cierto
cuando hablamos en nombre de la verdad.

Hoy las raíces del jazmín han muerto
pero sus dos únicas flores permanecen intactas.
Esa hoja, ese brote aspiran y no aspiran a vivir
a no morir.

Porque nada de lo que ha de ser importa
ni nada importa lo que es.
Lo que ha sido no es más que aquello
que no ha de venir.
Es consolador saberlo
mientras el fuego viva en el fuego
de este instante.

Inédito

LA URNA

El fuego se enzarza en el hueso más largo de esta vida
bajo un rumor que habla de una remisión al polvo.

Rumor de ardor de un pensamiento que no cesa
de enzarzarse en la espina de su repetición.

Un bordado medular de la lengua
en el teatrito de los quebrados
al saltar una intencionalidad
forzada a plegarse
en las asperezas de una presunción.

Esa ortopedia mental asiste
en su inclemencia
a un tiempo que arde y se enzarza
en la urna cineraria
rota.

De allí surge.
Y de allí escapa.

Inédito

 




 

Comenta con FB

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

USO DE COOKIES

Este sitio utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
www.scriptsell.netwww.freepiratemovie.comBest Premium Wordpress Theme/Best Premium Wordpress Theme/