Y los sueños, sueños son, por Bernardo Monroy


La gente piensa que los sueños no son reales porque no están hechos de materia, de partículas. Los sueños son reales. Están hechos de puntos de vista, imágenes, memorias, equívocos y esperanzas perdidas.

Neil Gaiman, Sandman

Este domingo hablaremos sobre el mejor remedio contra el insomnio.

Las leyendas y la literatura nos han regalado personajes que quedan adheridos a nuestro psique. Si necesitamos que resuelvan un crimen, está el querido Sherlock Holmes. Si queremos acabar con un vampiro, siempre acudirá el experimentado profesor Van Helsing. Por otro lado, si queremos dormir, hay que pedir un favor al Señor Arenero, o Mr. Sandman, como queramos llamarlo. Con motivo de la publicación en México de la novela gráfica The Sandman (o cómic con estructura de novela, como queramos llamarlo) escrita por Neil Gaiman, hablaremos del Arenero, persona del folclor inglés que ha protagonizado no solo historietas, sino cuentos y canciones de diferentes géneros.

Vilhelm_Pedersen,_OLE_LUKØJE,_ubt

El Arenero es un personaje típico anglosajón. Según su leyenda, es un pequeño duendecillo que se escabulle en el interior de las casas y arroja arena mágica en los ojos de los niños, lo que hace que los párpados les empiecen a pesar, y sientan como si las partículas de polvo se introdujeran en sus ojos. Se dice que si los niños fueron buenos durante el día, les dará sueños placenteros, pero si no, horribles pesadillas.

La figura del Arenero ha inspirado canciones de diferentes géneros. En un polo, tenemos la melosa “Mr. Sandman” de The Chordettes, y en otro, “Enter the Sandman” de Metallica. En espléndida película animada El origen de los guardianes, el Sr. Arenero interactúa con otros personajes de la imaginación infantil, como Santa Claus, el Conejo de Pascua o el Hada de los Dientes.

La participación del Arenero en la Literatura es muy destacada. Es un personaje de ficción que se mueve entre lo amable, lo infantil, lo aterrador, lo imparcial y lo indiferente.

Indudablemente, el papel más famoso de este personaje es gracias a Hans Christian Andersen, autor de cuentos que todos escuchamos de niños como El soldadito de plomo, El traje nuevo del emperador, La Sirenita y El patito feo. En uno de sus cuentos menos famosos, titulado Ole Lukøje, y en nuestro idioma se tradujo como El Pegaojos. En esa bella historia, un niño de nombre Federico tiene un sueño diferente cada semana gracias a la magia del personaje al que hoy le dedicamos esta columna.

Desde otra perspectiva, mucho más macabra, E.T.A. Hoffman, escribió en 1816 Der Sandmann, cuya traducción literal sería El Señor Hombre de Arena. En esta versión, el Arenero usa sus polvos mágicos para que los ojos de los niños se les caigan y así el pueda coleccionarlos.

En las leyendas anglosajonas, El Arenero simplemente llega a una casa, arroja arena, espera a que todos se duerman y se va a donde se tengan que ir los seres fantásticos… quizá, a los mismos sueños que producen.

Una de las representaciones más populares del Arenero es en el cómic The Sandman, escrito por Neil Gaiman, cuya estructura y referencias son tan literarias, que ha obtenido alabanzas de escritores de primer nivel como Norman Mailer (dos veces ganador del Pulitzer) quien en una ocasión declaró “Sandman es un cómic para intelectuales” y de best-sellers como Stephen King, quien considera a su autor “una mina de historias, y somos afortunadas en tenerlo en cualquier medio”.

Lo cierto es que The Sandman es una historia tan fascinante que no produce sueño, sino vigía.

La materia de los sueños

doctor-strange_neil-gaiman_

The Sandman fue escrito hace 25 años por Neil Gaiman, un autor inglés cuya obra y prosa contienen toda la lírica de Sueño en una noche de verano, la épica de El Señor de los Anillos y la comedia de Monthy Phyton. Entre sus novelas, destacan El cementerio sin lápidas y American Gods (que fue la segunda reseña que escribí para esta columna), además de El Misterio de la estrella y Coraline, ambas adaptadas al cine con gran éxito. Entre sus premios, se encuentran el World Fantasy Award, el Hugo Award y la Medalla Newberry. Además de su éxito fabulando y escribiendo novelas, es uno de los guionistas de cómics más brillantes de hoy en día. Entre sus principales influencias se encuentran Bulgakov, Poe, Kipling y Lovecraft, entre otros. Sus cómics asemejan más a un poema de Lord Dunsany que a una tira dominical. El aspecto que Gaiman brinda a Sandman ya no es el de un duendecillo, tiene el aspecto de un chavo darketo.

sandman

The Sandman cuenta la historia del onírico personaje del que ya hemos hablado, en sus diferentes encarnaciones: Morfeo o el Sueño mismo. Convive con sus hermanos, los Eternos. Cada uno de ellos, representa grandes conceptos humanos: Destino, Muerte, Delirio, Deseo, Desesperación y Destrucción. A través de las páginas de The Sandman, que se extendió a lo largo de diez tomos, los lectores conocen diferentes historias en las que influyen los sueños de los seres humanos, y en las que a veces Sandman solo es un hilo conductor y a veces el protagonista. Sandman se aleja de los superhéroes, no son más que un elemento entre tantos que contiene su historia. Entre los personajes podemos ver tanto a Shakespeare, como a Batman, como a una mujer con sobrepeso que sueña con volverse una escritora, como una pareja lésbica, como una musa capturada. Las historias muchas veces son autoconclusivas, recuerdan más a un cuento fantástico, una leyenda o un capítulo de Dimensión Desconocida que a una aventura se superpoderosos en mallas. Sandman es uno de esos cómics que redimen un medio de comunicación considerado para niños e incultos.

Essential_Vertigo_-_Sandman_1Tan solo en el primer tomo, publicado en español esta semana con motivo de los 25 años de existencia en Estados Unidos, cualquier lector puede notar referencias a Las Brujas de Macbeth, diversas referencias a la mitología griega, los cuentos de Jorge Luis Borges, el Infierno de Dante y el poema Disputa entre un hombre y su ba, un papiro egipcio que data del siglo XXI A.C.

De acuerdo con Remy Bastién, traductor de la historieta a nuestro idioma, “Gaiman es literario y fantásticamente versátil (…) En The Sandman su prosa ya era depurada, y aunque en la historia aparecían terrores y horrores muchas veces casi indescriptibles, su concepción narrativa era sofisticada y elegante”.

El valor literario de The Sandman se ha discutido más de una vez, incluso en debates y textos académicos, un ejemplo está en la página “ImageTexT”,dedicada al estudio interdisciplinario de los cómics, o bien Neil Gaiman’s The Sandman: Narrating the Contemporary World, de Taryn Sara Skikne

Más allá de cómics, de canciones, de películas, de cuentos cortos o relatos largos, de estudios académicos, el Sr. Arenero será un personaje que nos acompañará siempre que estemos a punto de dormir, de estar en los brazos de Morfeo, de dormir el sueño de los justos o recordar aquel verso de Calderón de la Barca, que dice y el mayor bien es pequeño que toda la vida es sueño y los sueños sueños son.

Nos leemos el próximo domingo. Esta noche, sabremos por qué cuando tenemos sueño sentimos que los párpados nos pesan como su tuvieran kilos de arena.

La gente habita la oscuridad con fantasmas, con dioses, con electrones… con historias.

Neil Gaiman, “American Gods”

Publicado en
Zona Franca

Comenta con FB

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

USO DE COOKIES

Este sitio utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra Política de Cookies.

CERRAR
www.scriptsell.netwww.freepiratemovie.comBest Premium Wordpress Theme/Best Premium Wordpress Theme/