Minae Mizumura y su clásica novela real editada por Adriana Hidalgo


Una novela realA partir de la inquietante historia de un amor prohibido, Una novela real de la escritora japonesa Minae Mizumura, cuenta el último medio siglo de Japón, poniendo al descubierto la estructura social japonesa de preguerra como fuente de las miserias, dificultades, anhelos, esplendores y tragedias humanas, que gradualmente produjeron el surgimiento de una ambivalente clase media en los cincuenta años posteriores a la guerra. La novela narra una saga de varias generaciones y distintos niveles sociales, desde mediados del siglo XX hasta el Japón actual.

Escrita con maestría narrativa hasta en los menores detalles, la prosa de Mizumura ha sido descripta como “sinfónica”. Atravesada de historias y climas que atrapan al lector, inmersas en complejísimas y sutiles relaciones sociales, la crítica ha comparado esta novela con clásicos de la literatura europea y norteamericana, como Cumbres borrascosas, de Emily Brontë; El gran Gatsby, de Scott Fitzgerald, y con la obra de autores como Stendhal o Chéjov.

Minae Mizumura, que hasta la edición de este libro por Adriana Hidalgo permanecía inédita en castellano, está considerada como una de las más importantes escritoras japonesas del presente. Autora de ensayos y ficciones, esta es su tercera novela, que obtuvo el Premio Yomiuri, uno de los mayores reconocimientos literarios de Japón, recibido anteriormente por Yukio Mishima y Kenzaburo Oé.

Invitada al Festival Internacional de Literatura de Buenos Aires, calcula cada palabra con un gesto exacto, casi como los de muchos de los protagonistas de Una novela real, festejada como una obra maestra y un prodigio de traducción.

“En Japón –cuenta Mizumura–, la categoría ‘novela real’ corresponde a una estructura narrativa clásica, europea, del siglo XIX. Por eso, creo, funcionó tan bien”.

La escritora nació en Tokio “hace más de 50 años”, al interior de una familia conservadora. Fue criada por una abuela que supo ser geisha, y emigró con su familia a los Estados Unidos con 12 años, donde trabajaba su padre.

Mizumura habla perfectamente inglés, pero en un principio se resistió a aprenderlo, y sus primeros estudios fueron de literatura y arte francés, en Yale. Entonces nació su pasión por las obras del romanticismo tardío, que caracterizan sus piezas.

Minae Mizumura

“Volví al Japón. Estaba decidida a convertirme en escritora. Quería escribir para mis compatriotas. No quería abandonar mi lengua. Es una lengua insular. Aunque en mi país vive mucha gente, pocos están acostumbrados a la literatura de largo aliento, con rasgos de sensibilidad, emotiva, como esta novela”, dice la escritora.

Sorprendida, todavía, no sólo por el interés que suscitó su presencia sino las ventas de Una novela real, reeditada en ocasión del Filba. Y sorprendida de haber recibido la oferta de traducción al castellano.

“Es cierto que la estructura de la novela es la de un clásico del siglo XIX europeo. Pero ese formato, desconocido en mi país, es el que más me interesa. Jane Austen, las hermanas Bronté, no sólo influyeron a mi obra”, confiesa Mizumura.

La materia de la que está hecha el libro son los cambios que atravesaron el Japón de la posguerra, en clave decimonónica, se diferencia claramente del mundo que comparte con Yukio Mishima, Yasunari Kawabata y Junichiro Tanizaki.

Mizumura, sin embargo, se desmarca rápidamente de algunos escritores de su país que conocen gran éxito en Occidente. “No, no me interesa la literatura de ninguno de los Murakami. Por ese lado, Japón pierde la singularidad”, argumenta. “Ellos tratan de que su escritura sea cosmopolita, y ser comprendidos en cualquier lugar del mundo. Nacieron en una cultura japonesa, pero no les interesa mostrarla. Es lo contrario de lo mío”.

“Pasa lo mismo con el cine: Ozu, Kurosawa, Mizoguchi, eran cineastas que podían adaptar a Shakespeare, pero siempre eran japoneses. Ahora, los videastas podrían filmar en Tokio o en cualquier otro lado. No hay diferencias. Es un mundo homogéneo, sin matices”, se queja la escritora.

Finalmente, un recuerdo para el teórico francés Roland Barthes, que escribió, sobre Japón, un libro extraordinario, El imperio de los signos. “Al contrario que (Jacques) Lacan, Barthes entendió perfectamente cuáles eran los tiempos, las costumbres, los gustos japoneses. y creo que escribió uno de los mejores tratados sobre mi país salido de la pluma de un occidental”, concluyó Mizumura.

Minae Mizumura es una de las más importantes escritoras del Japón actual. Nacida en Tokio, se mudó con su familia a Nueva York a los doce años. Estudió literatura francesa en Yale. En 1985 publicó un ensayo crítico sobre la obra de Paul de Man. Cuando terminó su carrera, se instaló nuevamente en Japón y se dedicó a escribir ficción. Una novela real es su tercera novela y la primera editada en castellano. Fue publicada originalmente en Japón en 2002 y recibió el premio Yomiuri, uno de los mayores reconocimientos literarios de Japón, otorgado anteriormente a Kenzaburo Oé y a Yukio Mishima. Ha enseñado literatura japonesa moderna en las universidades norteamericanas de Princeton, Michigan y Stanford. También escribió textos críticos, artículos y ensayos, publicados en dos volúmenes en 2004.

Se ha dicho de su obra Una novela real:

Minae Mizumura es, para decirlo en una palabra, aquello que le faltaba a la literatura japonesa: una mujer de verdad, una escritora de verdad que escribe novelas de verdad.
Juan Forn (Página/12, Buenos Aires)

Con una elegancia sublime, Minae Mizumura escribe una manera inteligente y creativa de superponer tradiciones en conflicto y dar a luz a una bestia perfecta, un monstruoso artefacto visionario que resuelve las tensiones entre ficción y realidad exasperando los límites entre ambas.
Emanuel Rodríguez (La Voz del Interior, Córdoba)

Una sorpresa maravillosa que mantiene encendida la llama de la gran literatura universal.
Guillermo Belcore (La Prensa, Buenos Aires)

Una apasionante recreación del clásico romántico ‘Cumbres borrascosas’ , de Emily Brontë, en el marco de la comunidad japonesa de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial y en las décadas inmediatamente posteriores.
Leopoldo Brizuela y Olivero Coelho (La Nación, Buenos Aires)


Fuentes: Adriana Hidalgo / Télam

Comenta con FB

comentarios

USO DE COOKIES

Este sitio utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra Política de Cookies.

CERRAR
www.scriptsell.netwww.freepiratemovie.comBest Premium Wordpress Theme/Best Premium Wordpress Theme/