El bar de los que esperan por alguien, cuento de Carlos Toppazzini

Siempre está sentada en el mismo lugar. Pegadita al ventanal, junto a la puerta de entrada al bar. Lleva suelto el oscuro cabello lacio que le llega hasta debajo de los hombros. Es delgada, alta y viste sobriamente. La veo erguida, con la pierna derecha cruzada delicadamente sobre la izquierda y ambos brazos apoyados sobre la mesa. Con sus pálidas manos se la pasa enroscando el sobrecito de azúcar ya vacío. Cada tanto, sin embargo, levanta la vista hacia la puerta.

Hace por lo menos dos meses que la observo, desde que empecé a frecuentar ese tranquilo y antiguo café de Avenida Independencia. Me gusta ir allí por las mesas de madera gastada, el olor a café molido de una maquina expresso y la tenue luz del sol que entra por las ventanas al atardecer.
No sé muy bien por qué, pero apenas la semana pasada me animé a preguntarle al mozo si conocía a la chica. “Claro”, me dijo y la miró de costado, dejando aparecer una mueca de triunfo en su cara. Por un momento, creí que el tipo estaba esperando la pregunta.
- Si, si… -agregó- Se llama Natalia y viene desde hace tres años, justo después que pasó la crisis del 2001.
- ¿Y… viene sola? -intenté disimular el interés pero no lo logré- Digo, porque da la impresión de que estuviera esperando a alguien, ¿no?
- ¡Se nota que la estuviste junando pibe! ¿Eh? Y tenés razón. Siempre solita, la flaca. Pero también espera. Uno de los mozos más viejos dice que hace mucho la vio con un chico. Estaban sentados en esa misma mesa, tomados de las manos. Él la estaba consolando porque ella no dejaba de llorar. Después, empezó a venir ella sola. A la misma hora y a ocupar la misma mesa.
- Ah… -no pude agregar nada más y me quedé mirándola, aunque ella permanecía ajena a todo-.
El mozo se dio cuenta que ya no le prestaba atención y, sin más, desapareció entre las mesas. Entonces, en una mínima fracción de milésimas de segundos, ella levantó la vista para observar la puerta y, antes de devolverla al sobrecito de azúcar, me miró. Fue un instante nomás, pero suficiente para quedar cautivo eterno de sus ojos.
Sin embargo, de tímido nomás, bajé la vista para disimular. A la vez, de los nervios hice un movimiento torpe con la mano y derramé el pocillo de café sobre la mesa.
Imagino que además del papelón y el ruido, me debo haber puesto rojo de vergüenza porque, cuando subí la vista de nuevo hacia el ventanal, ella se llevó la mano a la boca para tapar una encantadora sonrisa cómplice.
Sentí miedo de que tomara a mal mi manera de observarla pero, por suerte, su gesto me tranquilizó. De todas formas, unos minutos después, pagó y salió apurada hacia la calle, para el lado del Bajo.
Pasaron tres meses desde aquel cruce de miradas. Después de aquella tarde misteriosa, nunca más la volví a ver por el bar.
Yo, en cambio, sigo ocupando la misma mesa, en los mismos horarios. Cada tanto, levanto la vista hacia la puerta para ver si aparece y ocupa su sitio junto al ventanal. Necesito romper el hechizo de su sonrisa.
Extrañamente, hace unos minutos me pareció escuchar al mozo hablar con dos chicas sentadas en una mesa, a unos pocos metros de la mía.
- No, no… -explicaba ceremonioso el buen hombre- Ese chico viene siempre solo desde hace unos meses. Aunque, haciendo memoria, creo que una vez me preguntó por una chica…
- Ah… -dijeron las dos a la vez- Porque parece que estuviera esperando a alguien, ¿no?

•••

ESTE CUENTO PARTICIPA DEL CONCURSO “UN CUENTO EN MI BLOG”. Si te gusta, vota “pulgar arriba”; si no, puedes no votar o hacerlo “pulgar abajo” (si es que realmente te desagrada). Recuerda que tu voto es válido sólo si lo haces por alguna de esas dos alternativas, no considerándose a los fines del concurso las calificaciones con estrellas (con las que puedes calificar también, si te parece, así como comentar). Recuerda también que puedes votar este cuento una sola vez, pero que puedes votar en la cantidad de cuentos que quieras. Estás invitad@ a seguir leyendo los textos participantes en el concurso desde el botón derecho del menú superior. Gracias!

[ad#Banner 468x60 ML para páginas]

Compartir
Comentarios
  1. Miguel
  2. RodolfoF
  3. silvia
  4. Ezequiel
  5. Luciana
  6. Veronica
  7. Daniela
  8. mabel
  9. mabel
  10. tupac kirby
  11. luly salvatierra
  12. Gustavo
  13. diego mascali
  14. Andrea